martes, 19 de febrero de 2008

LA LITERATURA INFANTIL

En los últimos años del siglo XX, en el país se despertó un gran interés para estimular y difundir la producción de obras literarias que dieron satisfacción a las necesidades y la afición a la lectura de nuestra población infantil y juvenil.
A raíz de la instrumentación de los programas de servicios bibliotecarios tanto públicos como escolares el Ministerio de Educación y el Instituto Autónomo Biblioteca Nacional, junto con instancias privadas, se abocaron a la búsqueda y a la selección de obras de literatura infantil y juvenil para conformar las celebraciones básicas que requerían estos servicios.
En esto se comprobó la poca existencia de una producción nacional de estos materiales bibliográficos; los libros que leían los niños venezolanos en un 98% provenían del extranjero. Esta situación motivo a los organismos oficiales a instrumentar políticas bibliotecarias y de fomento del libro con el fin de estimular la producción nacional. a partir de los ochenta se dio inicio en el país a un movimiento orientado a estimular hábitos de lectura entre la población escolar.
El auge de la producción editorial a nivel mundial, fueron factores determinantes que motivaron a varios escritores venezolanos a crear obras literarias de interés para los niños y jóvenes del país.
El cuento es un género literario que relata en forma breve y amena un hecho real o imaginario. Puede ser folclórico o literario. El folclórico es aquel que se transmite oralmente y fue muy utilizado por los indígenas y los negros para narrar y expresar sus sentimientos, sus costumbres, sus leyendas y sus pesares. Tiene carácter anónimo, y se transmite de generación en generación, de forma que su producción puede considerarse como colectiva.
Los cuentos literarios son relatos breves sobre diversos temas, donde actúan uno o varios personajes en un ambiente determinado. Son de creación individual, su autor es conocido y se transmiten en forma escrita. Fue un género literario poco cultivado durante la época colonial, en la cual tuvieron mayor popularidad los relatos orales.
Los primeros cuentos literarios venezolanos se inspiraron en temas criollos, indígenas y coloniales.
Cuando se lee un cuento es importante mirar al niño al rostro con el propósito de que los niños y niñas puedan seguirla. Debe leerse con voz pausada con una entonación y ritmo adecuado al contenido.
Los cuentos son el puente que pone en contacto al niño con las estructuras del lenguaje, entendiéndolo e incrementando de una manera más eficaz y placentera.
Son los grandes estimuladores y motivadores para el desarrollo de las diversas capacidades mentales y afectivas del niño.
El niño aprende e incrementa sus conocimientos. Son los grandes transmisores de diversos valores humanos creándose de esta manera un clima adecuado para la formación de su personalidad.
Los cuentos son narraciones escritos reales e imaginarios, fantasiosos, donde ayuda en la estimulación en la lectoescritura que significa motivar y como el lenguaje escrito es la representación gráfica del lenguaje hablado.
Los cuentos han sido creados para desarrollar la habilidad de escuchar y atender. Se desarrolla el diálogo y el análisis, eleva la autoestima, permite el espíritu de trabajo en equipo incidiendo con mayor contundencia la socialización del niño, desarrollo el interés por aprender a leer y el niño aprende a formular sus propios conocimientos y criterios.
La dramatización juega un papel fundamental porque permite representar situaciones, comportamientos, forma de pensar y de actuar, es necesario recomendar a los niños que tomen su tiempo para preparar la dramatización y así la representación sea ordenada pero corta se debe utilizar gestos, movimientos corporales, se debe hablar con voz fuerte y con una buena entonación.
Se puede partir de lo que ocurrió en el recreo, de las tardanzas, la riña de dos niños, la falta de luz y de agua. Los niños establecerán entre ellos y con los profesores a través de las preguntas motivadoras. Estas preguntas promoverán respuestas basadas en experiencias propias u observaciones realizadas.
Cuando el niño y la niña manifiestan en forma oral su creación, los estimulará a continuar creando y también recurrir a la literatura creada por autores adultos u otros niños. La expresión escrita busca ampliar la capacidad de representación de la realidad y la fantasía, esto conecta al lector con el autor a través de los signos lingüísticos.
A través de la observación y experiencias vívidas realizan los dibujos. Luego pueden pintarlos a su gusto sí a los personajes dibujados los niños agregan textos cortos encerrados en “globos” o “Carteles” harían sus propias historietas.
Libertad y confianza dos componentes importantes en los niños, por lo que descubren que pueden escribir libremente sobre cosas que ellos piensan y sienten, dan un gran paso no sólo en el mundo.
El escribir es conversar consigo mismo da la oportunidad de revivir y repensar las experiencias, y ayuda a darle forma perspectiva a las ideas originales, ayuda a los niños a conocer a la persona que vive en él.

Curso: Literatura Infantil. Prof. Hernández Milagros. Universidad N E Simón Rodríguez
Autores:
Becea, Ramona
Toledo, Leonardo
Mora, Amanda
Liendo, Eruvany
Sunico Liliette
Yparraguirre José
Torres, Ángel

3 comentarios:

Universitarios dijo...

Comenta Luis González

Este artículo me ha encantado. Un tema muy determinante para nosotros los docentes.

Universitarios dijo...

Comenta Azucena García:

Quedó chévere, compañeros de lucha.

Un abrazo

RÁFAGA dijo...

SorGalim:
Tus alumnos son excelentes ensayistas, mi distinguida profesora y dama de la letras. Los has enseñado bien.